Toxina botulínica

¿Qué es la toxina botulínica?

Toxina botulínica popularmente conocida como «Botox» es un tratamiento con el que conseguimos prevenir la formación de las arrugas y suavizar las líneas de expresión que ya existen. Con este tratamiento conseguimos prevenir la formación de las arrugas dinámicas o de expresión al relajar el movimiento del músculo ayudando así a que disminuya su aparición.

¿Cómo se aplica?

En Belessa aplicamos este tratamiento mediante la inyección de pequeñas dosis de toxina botulínica en las zonas que se deseen tratar. Previamente, aplicaremos una pomada anestésica para evitar molestias asociadas a la inyección. Este producto actúa de forma local, bloqueando las señales nerviosas que producen la contracción de los músculos que se relajan e impide que se marquen las arrugas, además lo podemos utilizar para corregir asimetrías. Conseguimos así una piel uniforme, revitalizada y, sobre todo, natural.

¿Cúando veré los resultados?

Podrás apreciar los resultados definitivos tras los primeros días después del tratamiento; verás cómo se relajan los músculos y se marcan menos las líneas faciales.
Este efecto suele durar aproximadamente entre 4 y 6 meses, dependiendo del paciente.

¿Qué zonas puedo tratar?

Algunas de las zonas que tratamos en Belessa son:

  • Entrecejo
  • Frente
  • Patas de gallo
  • Bunny lines (líneas de expresión que se forman en los laterales de la nariz)
  • Arrugas peribucales o código de barras (arrugas verticales alrededor de los labios)

¿Quieres más información?

Además, las toxinas con las que trabajamos en Belessa nos permiten una menor manipulación, por lo que se evita la contaminación y, sobre todo, que no haya errores en la dosificación.

En definitiva, con este tratamiento mejoraremos notablemente la apariencia de tu rostro y le daremos un aspecto revitalizado con un resultado muy natural.

Si tienes cualquier consulta no dudes en contactarnos.
En Belessa nuestra doctora te hará un estudio gratuito y SIN COMPROMISO.

Abrir chat